Transformación en Cristo

      Este estudio está organizado principalmente en dos secciones: (1) salvo por el evangelio, y (2) transformado por el evangelio. He ministrado a grupos legalistas durante los últimos 25 años, así que he concluido que hay una gran necesidad de aclarar el significado del evangelio. A veces, aun en algunas iglesias evangélicas, el mensaje del evangelio es confuso o se malinterpreta. Tenemos que saber con certeza que aquello en lo que confiamos para la vida eterna es el evangelio auténtico salvífico encomendado una vez por todas a los santos.

        Otra razón para la necesidad de una comprensión correcta del evangelio es que, cuando se lo define correctamente, el evangelio mismo indicará errores ocultados que pueden existir en las sombras de nuestro sistema de creencias. Piense en el evangelio como un diamante brillante. La gloria que emana de la cruz del Calvario se refracta a través de cada una de las palabras teológicas del evangelio: la rectitud, la justificación, la redención, la propiciación, la reconciliación, la sustitución y la representación. Mediante cada una, parpadea el fuego de un color distinto. Estudiadas juntas, estas facetas reflejan el arco iris glorioso del amor, la misericordia y la gracia de Dios. Como reflector, cada faceta destaca la verdad y expone el error.

        Una tercera razón de la necesidad de claridad sobre el evangelio es que cuando comprendemos y aplicamos el evangelio correctamente, nuestras vidas se transforman. Hay muchas preguntas sin responder sobre cómo la verdad del evangelio realmente transforma la vida de un cristiano. Muchos sugieren que el cristiano requiere algún tipo de modificación de conducta antes de estar seguro de que ha nacido de nuevo. Por consiguiente, muchos discipuladores bien intencionados recomiendan una lista de disciplinas —cosas que deberían hacer o que no deberían hacer— para los cristianos nuevos, o aun avezados, diseñadas para ayudar al creyente a madurar en la vida cristiana. Con demasiada frecuencia, el evangelio salvífico es relegado a un evento pasado, y el cristiano ya no se enfoca tanto en Jesucristo como en la conducta personal medida por la ley. Cuando esto ocurre, frecuentemente la duda y el desaliento desconcertantes disminuyen la alegría jubilosa de la experiencia del «primer amor» con Jesucristo.  

        Yo creo que la Biblia enseña que la vida cristiana es transformada cuando (1) entendemos plenamente el evangelio salvífico, y (2) nos dedicamos a enfocarnos en las cosas de arriba al afirmar las verdades bíblicas del evangelio, específicamente, las verdades de estar «en» Cristo y «con» Cristo, las promesas magníficas y preciosas, y las declaraciones bíblicas para los verdaderos creyentes. Cuando quitamos los ojos de nuestra conducta personal y nos enfocamos en quiénes somos «en» Jesucristo y «con» Él, entonces el Espíritu Santo obrará el fruto del Espíritu en nuestras vidas.

          Lo que era imposible para la Ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado, y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne, para que la justicia de la Ley se cumpliera en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu (Romanos 8:3-5).

       

        Oro que usted, el lector, vea una belleza fresca en el evangelio mientras contempla las diversas facetas de la verdad gloriosa. Creo que va a experimentar la verdadera transformación en Cristo si adquiere la costumbre diaria de afirmar quién es usted ahora «en» Cristo y «con» Él, y si cree en las promesas magníficas y preciosas dadas a los creyentes fieles.

      Estoy endeudado a Leon Morris por su libro The Epistle to the Romans[1] y The Apostolic Preaching of the Cross[2], y a David K. Spurbeck Sr. por The Christian “in Christ”[3] por algunos de los conceptos en este libro. Por último, pero no menos importante, tengo una deuda de gratitud con mi amada Carolyn, mi esposa con quien llevo 58 años de casado, por sus sugerencias provechosas en la preparación de este libro.

      A lo largo de este libro, he enfatizado muchas palabras y frases en cursiva o en letra negrita. Este énfasis es mío y está diseñado para ayudar al lector a entender fácilmente los puntos importantes. A veces me he referido a los verbos griegos porque éstos proveen información, a menudo información muy importante, sobre varios aspectos del evangelio. Para los que no conocen el griego, he notado el punto importante que enseñan las palabras griegas. Las citas bíblicas vienen de la Santa Biblia, Reina-Valera 1995 (RVR1995), a menos que se indique otra versión. 

     

      En Su alegría,

    Dale Ratzlaff     julio, 2015



[1] Leon Morris, The Epistle To The Romans, William B. Eerdmans Publishing Company, Grand Rapids, MI, 1988.

[2] Leon Morris, The Apostolic Preaching of the Cross, William B. Eerdmans Publishing Company, Grand Rapids, MI, 1965.

[3] David K. Spurbeck Sr., The Christian “In Christ”, Know to Grow “In Christ” Publications, Forest Grove, OR, 1999.

Transformación en Cristo
Click To Enlarge
  • Item #: gte
  * Marked fields are required.
Qty*
Price $8.00